Ansiolíticos

No están incluidos en esta monografía los barbitúricos, el ansiolítico meprobamato o el hipnótico metacualona. El escaso margen de seguridad en caso de sobredosificación, el riesgo de abuso y adicción, el efecto depresor central y la eficacia general los convierten en alternativas menos deseables que las benzodiazepinas y otros fármacos relacionados de los que trataremos a continuación.

Consideraciones generales

La gran mayoría de los medicamentos usados como hipnóticos o ansiolíticos son benzodiazepinas o medicamentos que actúan farmacológicamente como ellas. Fármacos más recientes como la zopiclona, el zaleplon o el zolpidem, que no son químicamente benzodiazepinas, deben su efecto a actuar sobre los mismos receptores, y por tanto son equiparables a ellas bajo el punto de vista terapéutico, al menos como hipnóticos.

Podemos decir con carácter general que, en la práctica clínica diaria, toda la acción hipnótica se ejerce en estos momentos vía los receptores de benzodiazepinas, y que lo mismo es cierto para la terapia ansiolítica si exceptuamos la buspirona, que parece actuar a nivel de receptores de serotonina y que proporciona la única alternativa realmente diferente (con sus ventajas e inconvenientes) a los tratamientos con benzodiazepinas.

Todas las benzodiazepinas tienen las mismas acciones farmacológicas (ansiolítica/hinóptica, relajante muscular y anticonvulsivante). Se han identificado tres tipos distintos de receptores de benzodiazepinas (BZ) y existen algunos medicamentos que tienen mayor afinidad para un tipo de receptor (el llamado w1). El efecto hipnótico parece estar más específicamente relacionado con la acción agonista sobre los receptores benzodiazepínicos de tipo BZ1 u w1 (omega-1) del complejo macromolecular ionóforo de cloruro, integrado con el receptor GABAA. La acción sobre este receptor es capaz de modular el funcionamiento de este complejo, potenciando la acción neuroinhibitoria del GABA. Parece existir una cierta selectividad relativa para este receptor en el caso de zaleplon, zopiclona y zolpidem, y es más discutible en el quazepam, que se transforma en un metabolito activo carente de especificidad.

Así pues, a los efectos que interesan en este capítulo, la acción ansiolítica y la hipnótica deben considerarse variaciones de intensidad de la misma acción farmacológica. Todas las benzodiazepinas son ansiolíticas a dosis bajas e hipnóticas a dosis altas. Las diferencias fundamentales entre ellas son de tipo farmacocinético.

Son las características farmacocinéticas (y la política comercial) las que determinan que unas benzodiazepinas estén etiquetadas como ansiolíticas y otras como hipnóticas. Todas pueden tener las dos aplicaciones aunque es más sencillo usar como hipnóticas las benzodiazepinas “ansiolíticas” que a la inversa, no sólo por farmacocinética, sino porque las presentaciones comerciales vienen ajustadas a dosis de hipnóticos, usualmente superiores a las necesarias para terapia de la ansiedad.

La tabla I relaciona las benzodiazepinas y medicamentos análogos comercializados en España. Figuran marcados con un asterisco (*) las comercializadas como hipnóticas y se detallan las tres características farmacocinéticas más importantes: duración de acción, velocidad de absorción oral y producción de metabolitos activos a nivel hepático.

Acción larga y acción corta

Hemos dividido los medicamentos de la Tabla I en acción larga y acción corta según la semivida plasmática eficaz sea superior o inferior a las 12 horas. En el cómputo de semivida plasmática hay que tener en cuenta la de los metabolitos activos, lo cual da lugar a grandes variaciones, según edad y funcionalismo hepático.

El problema principal de las benzodiazepinas de acción larga es la acumulación con la administración repetida, con sus consecuencias de sedación excesiva, propensión a los accidentes, etc. En cambio manifiestan en grado mínimo los efectos derivados de la privación o retirada (insomnio de rebote, ansiedad, reacciones de agresividad, síndrome de abstinencia), porque la lentitud de eliminación compensa en buena medida la suspensión brusca del tratamiento.

La evolución terapéutica en España (como en otros países) puede definirse como el abandono de benzodiazepinas de acción larga en favor de las de acción corta (semivida de 10-12 horas para ansiolíticos, y de 4 a 6 horas para hipnóticos). Esto ha tenido el resultado de minimizar los cuadros de sedación y somnolencia residual, y también la importante ventaja de disminuir la variabilidad de la respuesta en ancianos, ya que son fármacos que no suelen sufrir biotransformación en otros productos activos.

En cambio han adquirido prominencia los efectos adversos relacionados con los ascensos y descensos bruscos de niveles plasmáticos: insomnio y ansiedad de rebote, reacciones de agresividad, amnesia anterograda, síndrome de retirada, etc. Buen ejemplo de ello es la polémica en torno al triazolam, que ha sido restringido a una dosis de 0,12 mg.

La selección de un tipo (largo o corto) de benzodiazepinas deben basarse en una evaluación de que tipo de riesgos (sedación o sintomatología de retirada) son más probables o menos perjudiciales en cada caso concreto.


Tabla I. Principales benzodiazepinas y analogos

Principio activo Semivida plasmática
eficaz (horas)
Metabolitos activos
a nivel hepático
Velocidad de
absorción oral
ACCIÓN LARGA

Flurazepam*
Clorazepato dipotásico
Quazepam
Diazepam
Medazepam
Halazepam
Nitrazepam*
Clordiazepóxido
Flunitrazepam*
Camazepam
Clobazam
Bromazepam
Pinazepam

51-100
40-60
25-41
15-60
26-53
15-35
25-30
7-28
15-24
21-22
20
8-19
15-17







No

No



Muy rápida
Rápida
Muy rápida
Muy rápida
Muy rápida
Lenta
Rápida
Lenta
Muy rápida
Rápida
¾
Muy rápida
Muy rápida

ACCIÓN CORTA

Alprazolam
Lorazepam
Lormetazepam*
Oxazepam
Clotiazepam
Triazolam*
Midazolam**

11-13
12
10
7-10
5-6
2-4
1-3

No
No
¾
No
No
No

Muy rápida
Lenta
Muy rápida
Lenta
Muy rápida
Muy rápida
Muy rápida

ANÁLOGOS

Zaleplon*

Zopiclona*
Zolpidem*

1-3

5-6
2-5

No

No
No

Muy rápida
Muy rápida

Muy rápida

* Comercializadas como hipnóticos.

**Comercializada como sedante preanestésico vía parenteral

Dependencia de benzodiazepinas

La posibilidad de un síndrome de abstinencia aumenta con la dosis y la duración del tratamiento. Como norma muy general, pueden producirse síntomas de abstinencia tras 6-8 meses de tratamiento con dosis terapéuticas usuales. Con dosis 2 a 5 veces las usuales, la sintomatología puede aparecer a las 2-3 semanas de tratamiento continuado.

El cuadro de retirada se caracteriza por:

  • Síntomas psicológicos de ansiedad (insomnio, irritabilidad, disforia).
  • Síntomas somáticos de ansiedad (temblor, palpitaciones, vértigo, sudoración, espasmos musculares).
  • Trastornos de la percepción (intolerancia al ruido y la luz, sensación de movimiento, sabor metálico).
  • Insomnio de rebote en los hipnóticos de acción corta.

La intensidad y duración de la sintomatología depende de la farmacocinética. En las benzodiazepinas de acción larga el cuadro es suave y dura varios días, en las de acción corta es intenso y breve.

La sintomatología se alivia con una sola dosis de benzodiazepinas, lo cual da una imagen de alto potencial de dependencia física, pero los síntomas no son intolerables y la dependencia psicológica no parece alta. La adición a benzodiazepinas es relativamente rara y asociada frecuentemente  a historial de abuso de otras drogas o de alcohol.

Las reglas para minimizar los cuadros de abstinencia son:

  1. Dar la menor dosis posible que sea eficaz.
  2. Los tratamientos no deben superar los 4-6 meses, y preferiblemente deben ser inferiores a un mes. Evaluar periódicamente la posibilidad de suspenderlo.
  3. No suspender nunca bruscamente un tratamiento largo. Reducir la dosis progresivamente.
  4. Puede seguirse el siguiente sistema: reducir la dosis a la mitad, mantenerla durante un período equivalente a cinco veces la semivida plasmática que figura en la tabla I, y suspender definitivamente.

Benzodiazepinas en ancianos

Los ancianos tienen una propensión especial a los efectos secundarios de las benzodiazepinas por dos razones principales:

– Deficiencias en la biotransformación hepática, que provoca la acumulación. La semivida de ciertas benzodiazepinas (ej. flurazepam) pueden llegar a duplicarse.

–  Mayor sensibilidad a la acción farmacológica: los ancianos experimentan a dosis más bajas tanto los efectos beneficiosos como los perjudiciales.

Por consiguiente, hay dos reglas importantes en el tratamiento de pacientes geriátricos:

1)  Seleccionar benzodiazepinas que no sufran biotransformación hepática y que no se acumulen.

2)   Ajustar progresivamente la dosis. Una buena regla general es que la dosis en ancianos debe ser la mitad que la de los adultos jóvenes.

Más específicamente pueden aplicarse las siguientes pautas posológicas:

  • Alprazolam: 0,25-0,5 mg dos veces al día, incrementos de 0,25 mg.
  • Lorazepam: 0,5 mg (1/2 tableta) 1-2 veces al día. Incrementos de 0,5 mg.
  • Oxazepam: 10 a 30 mg dos veces al día. Incrementos de 10-15 mg.
  • Triazolam: 0,125 mg como hipnótico. No incrementar la dosis.

Criterios de selección de hipnóticos

Las dos características interesantes de un hipnótico son:

  • Velocidad de absorción muy rápida.
  • Tiempo de actuación entre 4 y 6 horas.

La velocidad de absorción muy rápida es imprescindible para que alcance rápidamente concentraciones terapéuticas en tejido cerebral y es por tanto un factor importante en los tipos de insomnio caracterizado por retraso en conciliar el sueño. Un compuesto con absorción más lenta (de la denominada rápida en la tabla I) puede ser útil en insomnio caracterizado por despertarse temprano. En estos casos retrasar la absorción es usualmente preferible a aumentar la duración de acción.

La duración de acción debe ajustarse al período natural de sueño. Si es demasiado corta (2-3 horas) puede ser insuficiente. Si demasiado larga (8 o más horas) hay que contar con un período de somnolencia residual al día siguiente.

En la tabla I la duración de acción se relaciona con la semivida de eliminación, pero hay que tener presente que el efecto no depende de la concentración plasmática sino de la concentración en tejido cerebral. Puede ocurrir por tanto que un medicamento con permanencia plasmática larga tenga una acción hipnótica aprovechable si sufre un proceso de redistribución en el organismo que origine en pocas horas una disminución relativa de la concentración cerebral. Tal es el caso del flurazepam, del nitrazepam, del quazepam e incluso del diazepam (que es un hipnótico a dosis de 5-10 mg en adultos y 2,5 a 5 mg en ancianos). Sin embargo, debe tenerse en cuenta que estos fármacos se comportan como hipnóticos de acción corta sólo si se administran de forma esporádica, ya que el régimen de administración diaria lleva casi inevitablemente a la acumulación de metabolitos activos. Por consiguiente el criterio de eliminación rápida del organismo es más fiable que el de redistribución si se quiere asegurar la ausencia de efecto residual.

Es importante tener en cuenta también en todas estas consideraciones farmacocinéticas que la dosis tiene un papel primordial. Un ajuste cuidadoso puede evitar muchos problemas de efectos secundarios.

La tabla II contiene ejemplos de selección de hipnóticos según las características del insomnio.

Tabla II

Tipo de insomnio Medicamento Comentarios
Tarda en dormirse Triazolam
Zaleplon

Zopiclona
Zolpidem

Hay que esperar una incidencia relativamente alta de amnesia anterógrada (triazolam), así como ansiedad diurna, insomnio de rebote y sintomatología de retirada.

El zolpidem puede ser un poco diferente farmacológicamente, pero está peor documentado y su duración de acción tal vez sea demasiado corta en ciertos casos. Esto último es especialmente cierto en el caso del zaleplon.

Se despierta pronto Lormetazepam Velocidad de absorción un poco más lenta y duración de acción mayor.
Se despierta con frecuencia. La somnolencia residual es aceptable o beneficiosa. Flurazepam
Nitrazepam
Quazepam
Somnolencia y sedación como efectos secundarios principales.

Acumulación en tratamientos continuados, sobre todo en ancianos.

Tratamiento simultáneo de insomnio y ansiedad. Clorazepato dipotásico
(15 mg al acostarse, mitad en ancianos).
Buén equilibrio entre acción hipnótica y acción antisiolítica diurna, por un lado, y somnolencia por el otro.

Criterios de selección de ansioliticos

Muchas consideraciones anteriores son aplicables a la selección de un ansiolítico. El alprazolam se ha convertido en una de las benzodiazepinas más prescritas por una combinación de propiedades farmacocinéticas que se consideran favorables: absorción muy rápida (lo que significa acción rápida en casos de ansiedad aguda), semivida plasmática en torno a 12 horas (no se acumula) y no tiene metabolitos hepáticos (acción más uniforme en ancianos). Pero no es necesariamente la mejor combinación de propiedades para todos los casos: el oxazepam y el lorazepam son muy parecidos pero la absorción es lenta, lo cual minimiza el efecto hipnótico y puede tener interés para evitar somnolencias al principio del tratamiento. Como hemos dicho antes, una benzodiazepina de acción larga puede ser una alternativa si la sedación y somnolencia son efectos secundarios más aceptables que la sintomatología típica de los derivados de acción corta.

En el tratamiento de la ansiedad existe una alternativa a las benzodiazepinas: la buspirona. La eficacia ansiolítica es muy parecida. Las ventajas sobre las benzodiazepinas son la práctica ausencia de acción hipnótica, sedante o miorrelajante, y el no potenciar apenas el efecto del alcohol. También parece que la propensión al abuso es mínima.

Por tanto, la buspirona no es útil en cuadros agudos de ansiedad. En casos crónicos pueden tener interés, sobre todo en acciones y pacientes con historial de abuso de drogas o alcohol.

Puesto que la acción farmacológica es totalmente diferente, en caso de cambio de benzodiazepina o buspirona debe retirarse lentamente la benzodiazepina para evitar el cuadro de abstinencia.

Hay una serie de situaciones patológicas que se suelen relacionar con la ansiedad y donde son de aplicación medicamentos que no son propiamente ansiolíticos. La tabla III relaciona tratamientos que han probado eficacia en cuadros específicos.

Tabla III

Enfermedad Tratamiento
Ansiedad generalizada (crónica, de más de 6 meses de duración). Benzodiazepinas o buspirona, según los criterios señalados antes.
Ataques de pánico (cuadros súbitos recurrentes de ansiedad aguda con sintomatología somática muy acusada). El alprazolam es eficaz en dosis de 2-3 mg/día. A dosis tan altas es frecuente la somnolencia al principio del tratamiento, y aumenta el riesgo de adicción y síndrome de retirada. La suspensión debe ser gradual.

El antidepresivo imipramina es también efectivo (usualmente a dosis superiores a 150 mg/día). Tarda de 2 a 6 semanas en hacer efecto y un 20% de los pacientes tienen dificultades de tolerancia por reacciones de hiperestimulación, pero no ocasiona problemas de sedación o adicción.

Agorafobia Mismo tratamiento que en el caso anterior. Pueden ser necesarios hasta 6 mg/día de alprozolam.
Cuadros obsesivo-compulsivos Son en general difíciles de tratar. La mejor alternativa es la clomipramina, a dosis de hasta 200 mg diarios. La respuesta comienza a las 4-6 semanas y es máxima a las 12 semanas.

Los antidepresivos inhibidores de recaptación de serotonina: fluoxetina (a dosis de 20-80 mg/día) o fluvoxamina (50-300 mg/día) son también eficaces y la incidencia de efectos adversos puede ser algo inferior.

Cuadros de estrés
postraumático
Los antidepresivos tricíclicos (imipramina, amitriptilina, doxepina) pueden reducir los recuerdos y pesadillas traumáticas característicos de ese cuadro.
“Pánico de escena” (ansiedad antes de hablar en público). 10 a 40 mg del betabloqueante propanolol una hora antes de la actuación reduce significativamente la sintomatología somática y los temores derivados de la misma.

Antagonistas de las benzodiazepinas

El flumazenilo puede desplazar a las benzodiazepinas de su unión a los receptores celulares y en consecuencia revierte rápidamente la acción.

Puede tener utilidad en caso de intoxicación aguda, pero es una utilidad limitada, porque la mayoría de los cuadros revierten en 24 horas sin más medidas que las rutinarias de mantenimiento de constantes biológicas. El uso del flumazenilo no dispensa de la obligación de vigilar al paciente, ya que la semivida plasmática (1 hora) es bastante menor que la de las benzodiazepinas y por tanto, a la rápida recuperación inicial sigue una rápida recaída si no se ha previsto la repetición de dosis durante todo el período de permanencia en plasma de dosis tóxicas de benzoadizepinas.

Otra cuestión a considerar, si el intoxicado es un usuario crónico de benzodiazepinas, es el riesgo de añadir un cuadro de abstinencia al de intoxicación.

Aparte de aplicaciones especiales propias del ámbito hospitalario, parece que el uso más apropiado del flumazelino son las intoxicaciones que combinen benzodiazepinas con otros depresores centrales. El uso del antagonista puede disminuir la complicación general de cuadro y ayudar que el paciente recobre la consciencia, lo que facilita el tratamiento.

El contenido aquí mostrado corresponde a BOT (base de datos de medicamentos en España 2002), que aunque está relacionado con medicamentos de uso humano, puede resultar muy útil para la medicina veterinaria de pequeños animales.



Realiza las consultas que desees sobre este tema a nuestros veterinarios, gratuitamente, en el Club de tu mascota.

Para consultas entre veterinarios visita tu Comunidad.

Si eres estudiante de veterinaria visita tu Club.

Acerca de Maria del Mar Griñán Pastor

- - - - - - - - - - para saber más sobre mí entra en mariadelmar.vetjg.es
Esta entrada fue publicada en farmacología. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ansiolíticos

¿Quieres recibir los comentarios por email?

Introduce tu email:

  1. hcg diets dice:

    Hello there! I simply ωant to give you а huge thumbs
    up for уour grеаt info you have right here on this post.
    ӏ am returning tο уour web site for mогe soon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *