Reproducción en hurones.

La diferenciación sexual: Las hembras suelen ser mucho más pequeñas que los machos y la cabeza la tienen algo más redondeada, los machos presentan una distancia del ano a los genitales mayor que en las hembras, estando situado el pene justo bajo la cicatriz umbilical, por lo que se dice que tienen presentación abdominal del pene. La morfología peneana simula un sacacorchos en su extremo y en su interior aloja un hueso, el hueso peneano, presente también en otras especies como el perro. No es de extrañar ver una hembra igual o mayor que un macho porque hay distintas variedades. En España el hurón que suele encontrarse y que no es de importación es el que viene de aquellos guardados para la caza del conejo. Ambos sexos son pequeños para poder entrar bien en las conejeras y las hembras pueden pesar sólo medio kilo. Si comparamos un macho de estos que puede llegar al kilo y poco de peso con una hembra importada de Europa central donde los machos pueden llegar a pesar los dos kilos fácilmente entenderemos porqué algunas hembras pueden ser del mismo tamaño que un macho.

El apareamiento es bastante violento en esta especie. Está inducido por el fotoperiodo positivo por lo que la época de celo está entre el solsticio de Diciembre y el de Junio, al aumentar las horas de luz se activa su ciclo sexual. La hembra puede sufrir varios celos durante estos seis meses en los que la vulva se vuelve muy edematizada simulando un grano de café. Los machos por estas fechas sufren agrandamiento testicular al tiempo que se produce la formación de los espermatozoides. El macho muerde a la hembra en la nuca durante la copula, y puede llegar a causarle heridas importantes. Estos rituales junto con la cópula son necesarios para que la hembra ovule, de no producirse la ovulación la hembra puede sufrir un proceso denominado hiperestrogenismo que puede conllevar serios problemas. Si está esterilizada y la vulva está turgente puede ser indicativo de problemas hormonales o de la existencia de algún resto ovárico. Mejor consultar con un especialista.
La ovulación se produce alrededor de las 30-40 horas después de la cópula.

El macho no ayuda en absoluto a la crianza de los cachorros, es más, en la naturaleza, la hembra no volvería a verlo, cuidan ellas solas de la camada.

La gestación dura un mes y medio aproximadamente y el número de pequeños, nacidos indefensos, puede ser muy variable con una media de ocho. Al nacer las crías pesan alrededor de 10g. Ciegas y sordas, están cubiertas por un pelo sedoso que en el caso de los animales con coloración “salvaje” es blanco.

La lactación artificial de los neonatos es bastante inviable si no han pasado los primeros días post parto con la madre, en cualquier caso se les puede administrar leche maternizada de perro o gato enriquecida con nata. Es relativamente fácil que alguno de estos pequeños muera en los primeros 4 días de vida pues nacen muy débiles. Suelen destetarse hacia la semana 6ª u 8ª y la independencia de las crías se da entre 10ª y 12ª semana tras el parto. Las huronas presentan un celo post parto a los 15 días, salvo que sea el último ciclo de la estación reproductiva.

La pubertad en las hembras llega durante la primavera siguiente al parto por lo que es un periodo que abarca de los 6 a 12 meses de edad. En machos ocurre otro tanto.



Realiza las consultas que desees sobre este tema a nuestros veterinarios, gratuitamente, en el Club de tu mascota.

Para consultas entre veterinarios visita tu Comunidad.

Si eres estudiante de veterinaria visita tu Club.

Acerca de Domingo García

- - - - - - - - - - para saber más sobre mí entra en domingovetjg.es
Esta entrada fue publicada en exóticos, pequeños mamíferos, reproducción y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

¿Quieres recibir más artículos como este por email?

Introduce tu email:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *