Tratamiento farmacológico de la Hiperplasia Benigna de Próstata, enfermedad subdiagnosticada

La Hiperplasia Benigna de Próstata es una enfermedad subdiagnosticada en medicina veterinaria.
El volumen de la próstata aumenta con la edad
•     En el perro y en el hombre, la próstata se hipertrofia espontáneamente de forma habitual.
•     Por su localización, comprime los órganos que la rodean, causando diversos síntomas.
•     La HBP, además, favorece el desarrollo de transtornos como la prostatitis.

La HBP presenta numerosos síntomas inespecíficos que pocas veces se atribuyen a la enfermedad
•     Urinarios: hematuria, problemas urinarios, sangre en orina.
•     Digestivos: estreñimiento, coprostasis, dolor por la inflamación.
•     Locomotores: rigidez, cojera, edema de los miembros posteriores.
•     Generales: dolor, postración, anorexia.

El Acetato de osaterona:
Inhibe el transporte de la testosterona plasmática en el seno de la próstata, disminuyendo su concentración y la de DHT (dihidrotestosterona).
Inhibe competitivamente la fijación de la DHT a su receptor, bloqueando su transporte hacia el núcleo.
El inicio de la respuesta clínica al tratamiento se produce normalmente a las 2 semanas.
La respuesta clínica persiste por lo menos 5 meses después del tratamiento.

Se suministra al paciente en comprimidos: un comprimido al día durante 7 días, 2 veces al año (1 semana de tratamiento, 6 meses de eficacia).
Excelente tolerancia y preservación de la capacidad reproductora (no afecta a la calidad del semen, medida en 2 ciclos de producción de espermatozoides).
No afecta al eje hipotálamo-hipofisario.
Mínimo efecto progestágeno
Sin desarrollo mamario.
Mínimo efecto sistémico
Ligero y transitorio aumento del apetito en algunos casos.

– Contraindicaciones: Ninguna.

– Precauciones: Puede presentarse una reducción transitoria de la concentración de cortisol en plasma. En perros bajo stress o con hipoadrenocorticismo se debe implementar una monitorización adecuada. La respuesta al test de estimulación de ACTH puede verse suprimida durante algunas semanas. Utilizar con precaución en perros con historial de enfermedades hepáticas ya que la seguridad del producto en estos casos no se ha investigado por completo y ensayos clínicos han mostrado un aumento reversible de ALT y ALP. En perros con prostatitis puede ser administrado con antimicrobianos.

– Reacciones adversas:
Muy frecuente: aumento transitorio del apetito.
Frecuente: cambios transitorios del comportamiento (incremento o disminución de la actividad, o comportamiento más sociable).
Raro: vómitos transitorios y/o diarrea, poliuria/polidipsia, letargia o síndrome de feminización incluyendo hiperplasia de la glándula
mamaria.

Tienes mucha más info en la web reproduccion.vetjg.es



Realiza las consultas que desees sobre este tema a nuestros veterinarios, gratuitamente, en el Club de tu mascota.

Para consultas entre veterinarios visita tu Comunidad.

Si eres estudiante de veterinaria visita tu Club.

Acerca de Juan Griñán

- - - - - - - - - - para saber más sobre mí entra en juan.vetjg.es
Esta entrada fue publicada en farmacología, reproducción. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tratamiento farmacológico de la Hiperplasia Benigna de Próstata, enfermedad subdiagnosticada

¿Quieres recibir los comentarios por email?

Introduce tu email:

  1. Diego Peñalver Delgado dice:

    Por favor quisiera se me mandaran estudios al respecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *