Venodilatadores, utilidad en cardiología veterinaria

Nitratos y nitroglicerina

Pocas son las clínicas que atienden urgencias y las que utilizan los venodilatadores como parte de la terapia en patologías cardiorespiratorias ( sobre todo en descompensaciones de una insuficiencia cardiaca congestiva por endocardiosis mitral o cardiomiopatías).

Animal candidato al uso de venodilatadores


Su mecanismo de acción se produce al facilitar la producción y donación de óxido nítrico, estimulando la síntesis de GMPc que da lugar a una relajación generalizada e inespecífica de toda la musculatura lisa.

Su uso en veterinaria no es el antianginoso o vasodilatador coronario como en medicina humana ( el riego coronario en pequeños animales difiere mucho del humano), sino que es casi exclusivo y recomendado en la congestión y el edema pulmonar ( insuficienca cardiaca congestiva) , sobre todo en animales que acuden de urgencias con disnea, hemoptisis…y signos de fallo agudo, siendo refractarios o no a otros tratamientos diuréticos y vasodilatadores y siempre en combinación a la necesaria oxigenoterapia hospitalaria en estos casos.

La aplicación percutánea debe realizarse con guantes y en lugar donde el animal no se pueda lamer

Su administración se interrumpe o ha de ser intermintente cuando se produce mejoría en la clínica y en la actividad respiratoria.

La nitroglicerina no debe faltar en nuestra farmacia

El mononitrato y el dinitrato de isosorbide, vía oral, son de efecto similar, pero de mayor duración.

En pocos días pierden efectividad por tolerancia, inactivación, hipotensión o por activación refleja del sistema renina-aldosterona, requiriendo más dosis, interrumpir o cambiar el fármaco por otro, de ahí que se reserve su aplicación para casos de urgencias. Estos además tienen efecto relajante beneficioso sobre la musculatura bronquial, intestinal, biliar y urinaria.

Las formas orales tienen baja biodisponibilidad y variable absorción o duración por lo que sus efectos son más imprevisibles y se prefieren las percutáneas o parenterales.

El edema pulmonar alveolar, el enemigo de las urgencias cardiológicas


El nitroprusiato se administra en infusión continua hospitalaria también para tratar edemas agudos o refractarios de pulmon y por tanto requieren mayor vigilancia y monitorización pues las hipotensiones que produce son frecuentes por su potente efecto vasodilatador arterial y venoso. Se puede administrar en paralelo junto a dopamina / dobutamina y nitroglicerina cuando el fallo congestivo lo requiera.

Hemos de recordar que no existe tratamiento ideal del paciente cardiópata, la farmacología está indicada y es individualizada para cada animal según la clínica y los datos que nos suministra nuestra exploración y aparataje ( electrocardiograma, ecocardiografía y radiografía), siendo además cambiante en el tiempo.

Para disponer de más información puedes disponer aquí de nuestras webs e imágenes de cardiología y de los cursos de cardiología que realizamos todos los meses de septiembre.

Mononitrato de isosorbide comp 20 o 40 mg Dinitrato de isosorbide Nitroglicerina comp 0,6 mg Nitroprusiato sódico: amp. 50 mg
1 mg/kg sid, bid oral 0,5-2 mg/kg bid / tid oral 0,02-0,04 mg/kg bid oral. En gel al 2% : 1 cm gel= 6 mg. En piel cada 4-8h. En aerosol 400mcg/pulsación. parches 5-15mg iv: 5 mcg/min 0,2-5 mcg/kg/min



Realiza las consultas que desees sobre este tema a nuestros veterinarios, gratuitamente, en el Club de tu mascota.

Para consultas entre veterinarios visita tu Comunidad.

Si eres estudiante de veterinaria visita tu Club.

Acerca de Jose V. Griñan

- - - - - - - - - - para saber más sobre mí entra en jose.vetjg.es
Esta entrada fue publicada en cardiologia, farmacología, formación JG, imagen, medicina interna y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

¿Quieres recibir más artículos como este por email?

Introduce tu email:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *