Endo-miocarditis en un perro joven.

Describimos un caso de endo-miocarditis en un perro mestizo pequeño de unos 4 años de edad.

El animal acudió al hospital con historial de varios ataques en los últimos días, según explicaba el propietario de tipo epileptiforme más que sincopal, con flojedad en las patas traseras, temblores, rigidez de cuello y extremidades y dilatación pupilar.

En la anamnesis no había antecedentes de enfermedad infectocontagiosa vírica o bacteriana anterior ni presencia de agente séptico alguno que pudiera dar lugar a la infección cardiaca por vía hematógena, salvo una extracción de espiga interdigital que tuvo hacía 3 meses.

En consulta el animal parecía normal en el momento de la exploración presentando una leve letargia.

La exploración neurológica era normal. Temperatura y mucosas normales.

Soplo mitral de intensidad II con cierta bradicardia. 72 ppm.

Se le realizó una analítica de sangre, una resonancia magnética encefálica y un estudio radiológico-ecográfico-ecocardiográfico.

Respecto a la analítica inmunología de Leishmania, Ehrlichia, Lyme, Anaplasma, Dirofilaria, Microfilarias todas fueron negativas y en el hemograma y bioquímica todos los valores estaban en rangos normales.

La resonancia magnética encefálica no mostraba lesiones estructurales, vasculares ni parenquimatosas (inflamatorias o neoplásicas).

En el estudio ecográfico no se evidenciaron alteraciones ni comunicaciones hepatico-vasculares (shunts) en busca de una posible encefalopatía hepática como parte del diagnóstico diferencial.

En la ecocardiografía (fotos) fueron evidentes focos degenerativos en endocardio tanto valvular como parietal, con formaciones o engrosamientos nodulares en la valva septal mitral.

El diámetro de la aurícula izquierda era superior a los 2,5 cm con flujo de regurgitación mitral mayor de 0,7 m/s.

Algunas porciones del miocardio subendocárdico tanto septal como parietal mostraban la mismas lesiones inflamatorias e infiltrativas hiperecogénicas produciendo una moderada cardiopatía restrictiva causante de la bradiarritmia.

Ante un diagnóstico de endocarditis-miocarditis se instauró un tratamiento con enrofloxacina a 5 mg/kg ( baytril) y ramiprilo 0,25 mg/kg ( vasotop), siendo la mejoría espectacular a los 7 días de instaurado, con normalización del ritmo cardiaco a 150 ppm, menor flujo transmitral y sin la presencia de ningún otro ataque.

Lo raro del caso es la edad ( 4 años), el tamaño del animal ( 7 kg), cuando lo más normal es que afecte a perros de más de 25 kg y el que no hubiera signos de infección primaria previa como origen de la endomiocarditis con respuesta a enrofloxacina.



Realiza las consultas que desees sobre este tema a nuestros veterinarios, gratuitamente, en el Club de tu mascota.

Para consultas entre veterinarios visita tu Comunidad.

Si eres estudiante de veterinaria visita tu Club.

Acerca de Jose V. Griñan

- - - - - - - - - - para saber más sobre mí entra en jose.vetjg.es
Esta entrada fue publicada en cardiologia, cursos, ecografía, formación JG, imagen, infecciosas, medicina interna y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Endo-miocarditis en un perro joven.

¿Quieres recibir los comentarios por email?

Introduce tu email:

  1. ANA I. CAMPOS HERNANDEZ dice:

    Agradezco que existan, sinceramente. No sabia de esta pagina y por fortuna hoy los descubrí y me sirvió muchísimo para un caso complejo que estoy tratando.
    Me interesa mucho información sobre los cursos que realizan.
    Les saluda atentamente.
    Ana Campos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *