Marcadores Bioquímicos: Glucosa Plasmática (1ª Parte)

La glucosa es la principal unidad molecular para al obtención de energía por parte de las células. La glucosa del plasma procede de 2 vías: una vía exógena a partir de la alimentación y otra endógena procedente del catabolismo del glucógeno (glucogenolisis) y por la formación de glucosa “de novo” a partir de proteínas y lípidos (gluconeogénesis). Tras la ingesta de alimento, la mayor parte de la glucosa plasmática procede de la alimentación, mientras que en los estados de ayuno tiene mayor importancia la glucosa procedente de la glucogenolisis y gluconeogénesis. La glucosa derivada de la alimentación accede al hígado vía porta y una parte se almacena en forma de glucógeno. El músculo también tiene capacidad de almacenar glucógeno. El glucógeno es una forma de almacenamiento de glucosa de rápida liberación cuando hay una demanda plasmática y tisular. En muchos animales monogástricos sanos, se produce una hiperglucemia durante 2 a 4 horas tras la ingesta de alimento.

Factores hormonales implicados en el control de la glucemia

Los animales sanos presentan unos valores plasmáticos de glucosa relativamente constantes debido a la influencia de factores hormonales. La insulina es la principal hormona hipoglucemiante. Las hormonas hiperglucemiantes son el glucagón, la adrenalina, el cortisol y la hormona del crecimiento. La insulina se libera desde las células β de los islotes de Langerhans cuando se incrementan los valores plasmáticos de glucosa (por ejemplo, tras la ingesta de alimento) favoreciendo la entrada de glucosa en las células y promoviendo la formación de glucógeno (glucogenogénesis). El glucagón es un antagonista de la insulina; es decir, se libera cuando los niveles plasmáticos de glucosa descienden, favoreciendo la glucogenolisis. La adrenalina se libera ante situaciones de miedo, alerta y ejercicio intenso; promoviendo igualmente, la glucogenolisis. El cortisol posee 2 efectos sobre el metabolismo de la glucosa; por una parte, favorece la síntesis de glucógeno hepático y por otra, la formación de glucosa a partir de aminoácidos y lípidos; aunque el efecto neto es hiperglucemiante. La hormona del crecimiento se libera ante situaciones de hipoglucemia estimulando la gluconeogénesis y se inhibe con la hiperglucemia.

En condiciones normales debe existir un equilibrio entre la insulina y las hormonas contrarreguladoras. Si este equilibrio se rompe por un exceso, o un defecto en la secreción y acción de cualquiera de éstas hormonas, se desarrolla un desequilibrio en la homeostasis de la glucosa resultando en hiperglucemia o hipoglucemia.

En medicina veterinaria, la principal causa de valores bajos de glucosa plasmática se produce por un mal manejo de la muestra de sangre en la fase preanalítica. Tras la extracción de la muestra de sangre, las células sanguíneas continúan vivas y consumen la glucosa contenida en el suero/plasma. Un estudio realizado en medicina humana, estimó un descenso del 10% en los niveles de glucosa por cada hora transcurrida tras la extracción. Este descenso es mayor aún si la muestra presenta poliglobulia o leucocitosis. La solución ideal es procesar la muestra en la primera media hora tras su extracción y, si no es posible, separar la fracción líquida de los elementos formes sanguíneos con una centrífuga. Algunos veterinarios que envían las muestras a un laboratorio externo, emplean fluoruro como anticoagulante para la determinación de glucosa, ya que inhibe su captación por las células sanguíneas, aunque la separación de la fracción líquida (suero o plasma heparinizado) inmediatamente tras su extracción, debería ser suficiente para mantener la concentración de glucosa.


– continuará en “Marcadores Bioquímicos: Glucosa Plasmática (Parte 2)” –



Realiza las consultas que desees sobre este tema a nuestros veterinarios, gratuitamente, en el Club de tu mascota.

Para consultas entre veterinarios visita tu Comunidad.

Si eres estudiante de veterinaria visita tu Club.

Acerca de Aitor Fraile

- - - - - - - - - - para saber más sobre mí entra en aitor.vetjg.es
Esta entrada fue publicada en endocrinología, formación JG, laboratorio, medicina interna, oncología y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

¿Quieres recibir más artículos como este por email?

Introduce tu email:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *